El Nombre del Único Dios Verdadero

El Tetragrámaton con las cuatro consonantes hebreas del Nombre divino

El Tetragrámaton con las cuatro consonantes hebreas del Nombre divino

¿Tiene el único Dios verdadero y Todopoderoso un Nombre personal por el cual distinguirse entre todo lo demás?

Quizás esa puede ser la pregunta que usted se haga al leer el título de este artículo. Y no es para menos. Mucha gente hoy desconoce que Dios tiene un Nombre personal. Desde hace siglos, líderes judíos se determinaron a no pronunciar el Nombre de Dios, enseñando al pueblo de Israel que era malo hacerlo. Todo esto derivó en una trágica y falaz superstición humana en contra de la Palabra del Dios Creador y Autor de la Biblia. Luego, a lo largo de los tiempos, las iglesias dentro de la cristiandad, ocultaron, o dieron poca importancia al Nombre divino. Es cierto, que en algunas de las versiones de la Biblia que usan hoy en sus liturgias y prédicas, aparece ese Nombre; pero quienes usan esas Escrituras, generalmente no dan atención, ni importancia al Nombre divino.

Por otra parte, se ha hecho muy popular entre los numerosos traductores de las Santas Escrituras, sustituir el Santo Nombre de Dios por palabras y títulos honoríficos a Él. Aunque las palabras “Señor” o “Dios.” sí aparecen en las Escrituras, estos traductores las han tomado libremente para sustituir el Nombre allí donde esté. Hay quienes consideran esta actitud apropiada. Pero otros la ven como “mala praxis”. En mi caso particular, la veo como una mala actitud o práctica. Y le explico con un primer ejemplo por qué.

Suponga que usted es el autor de un importante Libro. Cuando este sale a la luz por vez primera, usted encuentra que allí esta su nombre. Y eso le produce satisfacción. Ahora la gente no solo podrá leer lo que usted ha decidido publicar, conocerán quien es usted, como piensa y que desea para sus lectores. Pero más importante aún, ellos en todo el libro, le conocerán por su nombre personal. Eso les servirá, sin lugar a dudas, para poder hacerse una relación personal con usted. Pero imagine que después de un largo tiempo, se decide volver a publicar su obra, pero esta vez eliminan su nombre de ella, o lo sustituyen por una palabra o título majestuoso pero impersonal. ¿Cómo se sentiría usted? Seguramente muy mal.

¿Sería esa una actitud justa? ¿Ayudaría a sus nuevos lectores a conocerle totalmente? ¿Podrían, en verdad, llegar ellos a conocerle personal y hasta crear una relación de amistad con usted? Todas las respuestas son un rotundo NO.

El nombre personal es muy importante. Da igual que vivamos bajo conceptos orientales u occidentales. Tanto es así, que como ya algunos han dejado ver en este Blog, a todos les gustaría saber cuál es mi nombre personal. Y es que ese deseo es una necesidad  que está implícita en los seres humanos y en todas las demás creaciones inteligentes. No existe nada a nuestro alrededor que no tenga nombre. Los mismos científicos y descubridores inmediatamente ponen nombre a sus hallazgos. Conocer el nombre de alguien, es el primer paso para empezar una amistad.

De modo que, no existe una razón verdaderamente de peso para obviar, olvidar y dejar de usar el Nombre personal del único Dios Verdadero y Autor de la Biblia. Es más, conocer el Nombre personal del Creador y Único Dios verdadero es de vital importancia para todos los que se hacen llamar sus adoradores. Todos sus siervos deben de estar conscientes de que la salvación está garantizada gracias al propio y personal Nombre de Dios. (Leer Joel 2:32) Y esto no es nada nuevo. La Biblia haciendo mención de la salvación que el Todopoderoso Dios de los hebreos ejecutó con ellos cuando los liberó de Egipto dice: “Él empero los salvó por causa de su nombre, para dar a conocer su poder.” (Salmo 106:8, Versión Moderna) Finalmente a los cristianos fieles se les recuerdan las mimas palabras de Joel 2:32 y debemos notar que allí, en el libro de Joel,  está el nombre personal del Todopoderoso. (Leer Hechos 2:21; Romanos 10:13)

¿Cómo se escribe en hebreo el Nombre Personal de Dios?

Nombre divino en caracteres hebreos antiguos

Nombre divino en caracteres hebreos antiguos

En el hembreo antiguo, el Nombre era escrito con las siguientes consonantes

Se debe aclarar que estos caracteres hebreos proceden directamente de otros más antiguos. (Vea la imagen: Nombre divino en caracteres hebreos antiguos).

Lo importante, en este punto es que, el Nombre divino sí está en las Santas Escrituras. Desde hace buen tiempo por todo el mundo estas letras son conocidas como el Tetragrama o Tetragrámaton.

La primera vez que este Nombre personal y distintivo aparece en las Escrituras Sagradas, lo encontramos en Génesis 2:4. El texto hebreo de esta cita se escribe de la siguiente manera:

 

 

El Nombre divino, representado por las cuatro consonantes hebreas , aparece casi 7,000 veces en las Escrituras del llamado Antiguo Testamento (AT). Y siempre se usan para distinguir personalmente al Dios que porta tan grande nombre: Al Dios de los hebreos; el Creador y único Dios verdadero Todopoderoso.

¿Qué letras representan estas cuatro consonantes?

Estudiosos judíos antiguos, modernos y otros eruditos bíblicos coinciden que estas consonantes hebreas leídas de izquierda a derecha representan respectivamente las letras YHWH o YHVH.  Leyéndose las mismas como sigue: Y (yod)  –  H (He) – W o V (Wav o Vav) – H (He).

¿Cómo se pronunciaba el Nombre?

No existe un consenso aprobado por unanimidad que nos dé una respuesta única a esta interrogante. La cuestión es que, con el paso del tiempo, al introducirse entre los judíos la superstición de no usar en voz alta el Nombre divino, el pueblo poco a poco dejó de escucharlo olvidando su correcta pronunciación. No obstante, hasta el año 70 e.c., el Sumo Sacerdote lo pronunciaba en fechas señaladas, al oficiar en el Templo y delante de la entera asamblea israelita. Por ejemplo, el día de Yom Kippur el Sumo Sacerdote leía las bendiciones de Números 6:24-27 pronunciando el Nombre. Luego, aunque se perdió su pronunciación; al menos hasta el año 150 e.c., muchas copias de la Septuaginta contenían el Tetragámaton, como en el caso de las copias en hebreo. Así, aunque la mayoría de los judíos y prosélitos desconocían exactamente la pronunciación del Nombre, todavía éste se encontraba escrito en los libros o rollos de las Santas Escrituras.

Hoy  puede que desconozcamos la pronunciación original del Nombre, pero eso no es razón para dejarlo de usar. Por tal motivo, existen en la actualidad, en dependencia del idioma que hablemos, unas cuantas variantes en que podemos escribir y pronunciar el más grande Nombre de toda la existencia.  En muchas Biblias nos encontramos que el Nombre ha sido traducido como “Jehová”, “Jehovah”, “Yahveh”, “Yavé”, “Javé”, “Yehováh”, “Yahveh”, “Yahaveh”, “Yehwáh”, “Yehowáh”. Tales traducciones son el resultado de muchos estudios sinceros con el deseo de restablecer la pronunciación correcta del Nombre .

Claro está, no faltan detractores contra tales variantes. Los cuales afirman que todas éstas son un grave error de traducción y pronunciación del Santo Nombre del Dios Vivo. Pero, a la vez que discriminan, admiten que tampoco hoy se pronuncian correctamente, en sentido general, nombres como el del Hijo de Dios o el de la tribu de la cual nació según la carne. Y estos nombres son comúnmente aceptados sin ningún tipo de discusión apologética o teológica. ¿Por qué entonces no aceptar “Jehovah”, o “Jehová”, o “Yavé”, o “Yehowáh”? Al meditar en esto, suelo creer que existe una gran hipocresía religiosa detrás de tales posturas. Y aun más, surge la pregunta: ¿Será del todo verdad que pronunciar, por ejemplo,  “Jehovah” o “Jehová” es incorrecto? La respuesta exige que profundicemos un poco más.

Pronunciaciones que aceptamos y leemos diariamente en la Biblia

Hoy leemos en nuestras Biblias, independientemente del idioma, que el Hijo de Dios se llama “Jesús” o que procedió según la carne de la tribu de “Judá”. Pero, ¿son esas las pronunciaciones correctas de esos nombres? ¿En que se han basado los traductores?

En hebreo el nombre del Hijo de Dios probablemente se pronunciaba Yehošua’ o Yešua’. En cambio hoy todas las Biblias modernas traducen ese nombre como Jesús (español), Jesus (inglés), Iesvs (latín),  Iesous (griego) y muy pocos ultraortodoxos se escandalizan u oponen a tales traducciones y fonéticas. De hecho, la inmensa erudición, estudiosos y creyentes coinciden que es importante que ese nombre se dé a conocer al mundo sea cual sea la pronunciación que reciba.

La Biblia afirma que “Judá” fue el cuarto hijo de “Jacob”. Y posteriormente fue el nombre de una de las 12 tribus de la nación hebrea al salir de Egipto. Que finalmente terminó siendo junto con la tribu de Benjamín el reino de “Judá”. (Génesis 29:35; 1Crónicas 2:1; Número 1:26, 27; 2Crónicas 25:5) Sin embargo, no es así (“Judá”) como se pronuncia correctamente ese nombre. En hebreo se escribe  (YHWDH) y se pronuncia “Yehudháh”.  Y este detalle no ha sido tropiezo para quienes se oponen a usos del Nombre divino como han sido los antes expuestos. Tenga en cuenta que los puntos vocálicos que los masoretas (escribas hebreos) inventaron para indicar a los lectores hebreos qué debían leer, aparecieron entre los siglos VI y X e.c. Hasta esas fechas las traducciones de la Biblia se ajustaban a los manuscritos (copias) en lengua hebrea (sin signos vocálicos) y a los de la Septuaginta.

Después de años de estudio hace unos 8 siglos, el reconocido talmudista, Moisés Maimones [Maimónides], llegó a una singular conclusión con respecto a los nombres en lengua hebrea. Y sobre el Nombre divino afirmó que no hay ningún misticismo. Dijo: “el nombre de Dios se pronuncia simplemente como se escribe”.

Entonces ¿por qué la reserva y el doble rasero con el Nombre del Dios vivo y Padre de Yešua’? Nuevamente los teólogos suelen replicar que, o bien este nombre es demasiado sagrado para usarlo, o bien que Dios quiere ocultarlo, o que no tiene importancia. Pero estas afirmaciones no son honestas. Y de nuevo yo me pregunto ¿es que son hipócritas, falaces y ocultistas?

En la Biblia encontramos abundantes pruebas que el Ser Supremo y Creador, quiere que su sagrado Nombre sea nombrado. El desea que sea usado y no que se le oculte. Pues ese Nombre tiene relevante importancia para todos sus adoradores. Los propios judíos de tiempos bíblicos  alegremente cantaban: “En ti se regocijen todos los que aman tu nombre”. (Salmo 5:11, Nueva Versión Internacional) “Santificado sea tu nombre” es la primera petición para los cristianos en la oración modelo llamada “el Padrenuestro” que Jesús enseñó. (Mateo 6:9, Nueva Versión Internacional). De modo que, no solo es amar al Dios Todopoderoso y Padre del señor Jesús lo que los cristianos han de hacer, estos textos indican que han de amar también el Gran Nombre de ese Dios y orar perennemente por la santificación de ese Nombre. Pero ¿cómo podrán hacerlo si no lo conocen? ¿Cómo podrán conocerlo si no se les enseña y a la vez se les dice que conocerlo no tiene importancia? Negarse a pronunciar y usar el Nombre de Dios no es honrar ese Nombre, más bien es irrespeto y perjurio por parte de quienes el Dios Vivo espera que sean sus testigos.

En la Biblia he visto que solo el Diablo es quien declina usar de manera sistemática el Nombre de Dios. En las tentaciones que le hizo a Jesús no lo usó; aunque sí lo hizo el Hijo de Dios. (Mateo 4:1-11). En las Escrituras se encuentra que este personaje ha intentado mediante tretas hacer que la humanidad deje de usar y olvide el Nombre divino. (Jeremías 23:26, 27) ¡Hay que tener mucho cuidado! Pues al Dios Verdadero y Vivo puede pedírsele que derrame su furia sobre aquellos que no invocan su Nombre. Y sin dudas, El Todopoderoso escuchará al debido tiempo tales súplicas. (Jeremías 10:25)

Sin embargo, el examen minucioso que muchos honestos y sinceros biblistas han realizado sobre los hechos antes expuestos, ha arrojado asombrosos resultados. Para algunos, sobre todo para quienes amamos y usamos el Nombre del Dios Vivo, ha sido como un milagro.

Pronunciando y honrando el Nombre del Único Dios verdadero y Todopoderoso

El querer suponer qué vocales eran pronunciadas acompañando a las letras YHWH es absurdo, pues como ya he acotado las vocales masoréticas no aparecieron hasta después del siglo VI e.c.  Bíblicamente hablando, antes de que aparecieran los masoretas, los nombres hebreos que contenían las letras del tetragrama se vocalizaban con las tres letras (consonantes) Y, H, W como confirman ampliamente los manuscritos de Qumrán, la letra Y se leía I (o E), la tetra W: U (u O) y la letra H: A al final de la palabra. Por ejemplo, YH se leía IA, YHWDH se leía DHUDA (Judá).  El nombre YHWH por tanto se leía IHUA. (Ihoua)

En cuanto a la H, que era casi inaudible, se le podía añadir una e para que se oyera mejor, de modo que el nombre YHWDH que se leía literalmente I-H-U-D-A, pasó a leerse I-eH-U-D-A, el equivalente exacto del nombre hebreo Yehudah (Judá).

Este peculiar  y notorio estudio da al nombre  (YHWH) la pronunciación I-eH-U-A (lehoua),  una similitud cuasi perfecta a YeHoWaH en la puntuación masorética. Esta coincidencia es notable, incluso providencial para aquellas que creen que Dios cuidó de su Nombre. ¡Ni los mismos copistas pudieron imaginarlo! No obstante, esas pronunciaciones han evolucionado con el tiempo y el uso de las lenguas.

Jesús (Yešua) pronunció el Nombre de Su Padre celestial. El denunció vigorosamente las tradiciones humanas que anulaban los mandatos divinos. (Mateo 15:3) Por tanto no parece probable que siguiera la costumbre supersticiosa de no pronunciar el Nombre. Todo argumento indica que, por ejemplo, en Nazaret de Galilea al leer el libro de Isaías (61:1, 2), el Hijo de Dios, pronunció el Nombre de Su Padre. (Lucas 4:18, 19) Y que se esforzó por darlo a conocer a sus discípulos. (Juan 17:6, 26) Jesús nos mostró que debíamos pedir en oración la santificación del Nombre del Padre. (Mateo 6:9)

Los escritores cristianos bíblicos usaron ese Nombre. (Hechos 2:16-21; Romanos 10: 13) Hay demasiada evidencia para que hoy los que aman el Nombre de Dios lo usen diariamente. Tal como era en los días en que el pueblo escogido cantaba o recitaba gozosamente los salmos de las Escrituras. Solo en los Salmos el Nombre está escrito unas 700 veces. O como en los días de Rut y Boaz; la gente en aquella época se saludaba con el Nombre de Dios. (Rut 2:4)

Hoy en nuestro idioma español, la pronunciación del Nombre (“lehoua” o “YeHoWaH”) en el transcurso de los años ha derivado en “Jehovah” o “Jehová”. ¿Es incorrecta esa pronunciación? No. Es mi deber reafirmarme hoy, que estaría totalmente de acuerdo, por ejemplo, en que se pronunciara el Nombre tal y como le fue dado y pronunciado a Moisés delante de la zarza ardiente. (Éxodo 3:15) Aun así, tal como he demostrado, el Nombre divino, ha sido traducido y conservado a lo largo del tiempo. Siendo pronunciado como se escribe según las lenguas y las épocas. Al igual como ha sucedido con otros nombres bíblicos.

Existe un vocablo en nuestra idioma materno que me gusta ejemplificar cuando hablo con otros sobre el idioma y sus pronunciaciones. El metal que comúnmente se conoce, se pronuncia y se escribe “hierro”; hace siglos atrás se pronunciaba y escribía como “fierro”. Es evidente que de “hierro” a “fierro” puede existir, si el lector lo quiere ver así, una considerable diferencia. Ahora bien, ¿cuál es la palabra correcta hoy? Pues las dos lo son. No obstante, “hierro” es la que hoy usamos y aceptamos oficialmente correcta en nuestra lengua. Y por otra parte, no dejamos de decir que existen metales “ferrosos”.

El Nombre del Dios Vivo ha de ser usado, escrito y pronunciado independientemente de que su pronunciación en hebreo sea “lehoua” o “YeHoWaH” o hasta quizás otra parecida más o menos exacta. En español, hoy “lehoua”, se pronuncia “Jehová” y cientos de Biblias así lo contienen para gloria de su Autor. Este Nombre Altísimo ha de ser predicado y honrado. (Salmo 83:18) Ha de ser bendecido. El Nombre de Dios está ligado a la salvación eterna de todos los que lo usen. Conocerlo y pronunciarlo como lo hicieron los hombres fieles de tiempos bíblicos es vital para quienes desean adorar a ese gran Dios “con espíritu y con verdad”. (Mateo 4:24) En estos argumentos, todos los que se presentan para ser Sus Testigos están de acuerdo. Para que ‘todo el que invoque el nombre de Jehová sea salvo’.


Artículo Actualizado 10/27/2017 2:41:05 PM


Puede descargar este artículo en formato PDF

Enlaces:

Desde Cubava.Cu Actualizado 10/26/2017 3:34:46 PM

El Nombre del Único Dios Verdadero

Desde Internet

El Nombre del Único Dios Verdadero

18 comentarios de “El Nombre del Único Dios Verdadero

  1. Interesante el artículo. Sin tendencias profundas a favor de ninguna religión. Aunque el autor manifiesta simpatía por los Testigos de Jehová. De eso no hay dudas. Y eso es de mi agrado. Pero muy curioso y didáctico la explicación que da sobre cómo debemos pronunciar el Nombre de Dios. Y nunca dejar de hacerlo.

    Las citas bíblicas me han hecho meditar y pensar profundamente en como considero yo el privilegio que tengo de portar ese Gran Nombre.

    Creo que los que llevamos (nosotros los TJ) a cabo tan grande labor de predicación en toda la tierra merecemos portar y publicar en alta voz el Nombre del Dios Vivo sea “Jehová” o “Jehovah” o “Iahveh” o como sea que se pueda pronunciar.

    Gracias por este regalo. Ya bajé el pdf para tenerlo siempre a mano.

  2. Me gustó el artículo, lo encomio por la fluidez y el apego al tema. Reconozco que lo juzgué mal, incluso llegue a pensar que seria otro copy&paste de la literatura de la Watchtower Library como el blog Nuevo Mundo (por sus iniciales NM como acostumbro resumirlo).
    Espero siga publicando artículos de esta calidad y que visitantes como yo no le quiten el animo sino que lo fortalezcan cada día mas. Lo exhorto a que lea la Biblia todos los días, que fortalezca su fe mediante la oración y que busque siempre la verdad (Juan 14:6)
    Si le parece bien puede continuar ahora con un articulo sobre Jesús respecto al verso Hechos 4:12, que no sea porque yo se lo pido, que quede de su parte.
    El que tengamos puntos de vista diferentes no nos hace enemigos, esto nos lleva a prepararnos mas, así nos fortalecemos mutuamente (Proverbios 27:17)

    • Gracias por su comentario. Pero agradezcamos mucho más al autor de la Biblia quien es fuente o guía de mi inspiración Y De las investigaciones que hago y comparto.

      Digo y aclaro. NO AFRIMO SER INSPIRADO POR DIOS. NO SOY APOSTOL, NI ESCRITOR DE LA SANTA BIBLIA PARA PODER AFIRMAR ESO. SIMPLEMENTE PIDO A JEHOVA DIOS QUE ME GUIE Y ME ENSEÑE CON SU ESPIRITU SANTO Y SU PALABRA INSPIRADA. ESPERO QUE SIEMPRE PUEDA ESCUCHAR ESA VOZ Y NO DEJARME GUIAR POR MIS DESEOS Y PENSAMIENTOS. SIN EMBARGO; ¿QUIEN COMO HUMANO IMPERFECTO PUEDE ESCAPAR DE ESA REALIDAD?

      si de algo le ha sido de ayuda este artículo de gracias a Jehová Dios ante todo.

    • Hola
      @omega

      La Biblia dice: “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón produce lo bueno; pero el hombre inicuo produce lo que es inicuo de su [tesoro] inicuo; porque de la abundancia del corazón habla su boca.” (Lucas 6:45)

      La parte que quiero puntualizar es la última: “de la abundancia del corazón habla su boca”. Yo no puedo hablar de otra cosa que no sea lo que en mi corazón abunde. Gracias por reconocer que soy apegado al criterio de una fe tenida en unidad, mediante Cristo Jesús, el ” esclavo fiel” y todos los hermanos. Esperando siempre en que Jehová nos conducirá en la senda del conocimiento exacto y la sabiduría en una fe limpia con su cayado y mediante el “gran Pastor” a la vida eterna.

      Al amigo o hermano eldefensor; una vez más excelente artículo.

      • @meschareth, me alegra saber que por lo menos alguno de ustedes da señales de existencia.
        Le pido humildemente que cuando publique mis comentarios en su blog también le publique una respuesta.
        Gracias a sus comentarios citando (Vea en TNM el apéndice 3C Verbos hebreos que indican acción continua o progresiva) he tenido que introducirme al estudio del idioma, he descubierto que los verbos hebreos no tienen tiempos sino modos. Estoy en la introducción al idioma así que no sea muy exigente conmigo, por otra parte mandarme a estudiar una explicación dada por la misma sociedad sobre un tema contrario a sus creencias no me es factible, deme una fuente externa para poder verificar esa explicación.

  3. exelente articulo hermano, en verdad nos sirve a todos de mucho, tanto para los que conocemos y vivimos la verdad como para aquellos que no basan sus creencias en el y ocultan el gran nombre divino, pero nosotros gracias al espiritu santo, jehova nos da la oportunidad de poder enaltecerlo y esclarecerlo mediante estos maravillosos articulos y asi tambien lo quiso su hijo jesus (mateo 6:9)

    que jehova lo siga bendiciendo con este blog.

  4. Según los propios escritos de vuestra organización NADIE, NINGÚN SER HUMANO, conoce la pronunciación correcta del Tetragrámaton YHWH es Jehová?

    Os dejo la cita: ¿Cuál es la forma correcta del nombre divino…Jehová (Jehovah), o Yavé( también escrito Yahvé, Yahvéh y Yahweh)? Ningún humano hoy día puede estar seguro de cómo se pronunciaba originalmente en hebreo. página 201 el libro “Razonamiento a partir de las escrituras”

    • ¿Y?
      El artículo queescribí es bastante esclarecedor. Y deja ver argumentos válidos para todos.

      Le recomiendo que vuelva a leerlo completamente. Mejor descárguelo y disfrútelo.

      Vuelva sobre los subtemas:
      ¿Cómo se pronunciaba el Nombre?,
      Pronunciaciones que aceptamos y leemos diariamente en la Biblia,
      Pronunciando y honrando el Nombre del Único Dios verdadero y Todopoderoso

  5. Creo que usted se equivoca al decir que que en el Nuevo Testamento se cambia el nombre personal de Dios por un título, la mayoría de las veces “Señor”. No existe ningún manuscrito que lo respalde. Los escritores inspirados del Nuevo Testamento, sin ver ninguna contradicción, blasfemia o alteración decidieron escribir “Señor” en vez de “YHWH”. Hoy nosotros podemos elegir que lectura le damos, porque la propia palabra Jehová es una mezcla de YHWH y adonay. Existen muchos buenos artículos que hablan del tema.

    • @Yorbel Baez Cruz
      Gracias por comentar. es usted bienvenido al Blog.

      Quiero, y disculpe la insistencia, quiero hacerle una invitación. Por favor, vuelva a leer todo el artículo. Es más, descargue el PDF y con calma desde su PC o dispositivo relea todo el post.

    • Usted dice: “la propia palabra Jehová es una mezcla de YHWH y adonay”
      ¿Donde usted aprendió eso?

      Es cierto que, en la segunda mitad del I milenio E.C., los eruditos judíos (masoretas) introdujeron un sistema de puntos para representar las vocales que faltaban en el texto consonántico hebreo. En el caso del nombre de Dios, en vez de insertar la puntuación vocálica que le correspondía, insertaron la de ʼAdho·nái (Señor Soberano) o ʼElo·hím (Dios) para advertir al lector que debería leer estas palabras en vez del nombre divino.

      Pero:

      “Bíblicamente hablando, antes de que aparecieran los masoretas, los nombres hebreos que contenían las letras יהו del tetragrama se vocalizaban con las tres tetras (consonantes) Y, H, W como confirman ampliamente los manuscritos de Qumrán, la tetra Y se leía I (o E), la tetra W: U (u O) y la tetra H: A al final de la palabra. Por ejemplo, YH se leía IA, YHWDH se leía DHUDA (Judá). El nombre YHWH por tanto se leía IHUA. (Ihoua)

      En cuanto a la H, que era casi inaudible, se le podía añadir una e para que se oyera mejor, de modo que el nombre YHWDH que se leía literalmente I-H-U-D-A, pasó a leerse I-eH-U-D-A, el equivalente exacto del nombre hebreo Yehudah (Judá).

      Este peculiar y notorio estudio da al nombre יהוה (YHWH) la pronunciación I-eH-U-A (lehoua), una similitud cuasi perfecta a YeHoWaH en la puntuación masorética. Esta coincidencia es notable, incluso providencial para aquellas que creen que Dios cuidó de su Nombre. ¡Ni los mismos copistas pudieron imaginarlo! No obstante, esas pronunciaciones han evolucionado con el tiempo y el uso de las lenguas.”

      Por otra parte amigo, el que usted ahora no tenga un trozo de manuscrito autógrafa, no es prueba infalible para decir que los escritores cristianos (los del Nuevo Testamento) nunca usaron el Nombre Divino.

      “Los escritores cristianos bíblicos [sí] usaron ese Nombre. (Hechos 2:16-21; Romanos 10: 13)”

    • Sabemos que los israelitas y sus líderes religiosos dejaron de pronunciar el Nombre de Dios debido a la superstición de que era incorrecto hasta pronunciar el nombre divino (representado por el Tetragrámaton). Muchas obras de consulta dicen que el nombre dejó de emplearse alrededor del año 300 a. E.C.

      ¿Cuando Jesús estuvo en la tierra se plegó a esa superstición y tradiciones? (Mateo 15:1-9)

      Sobre Cristo y el Nombre del Dios de Israel (Su Padre celestial) la Biblia da muchos detalles.

      Jesús enseñando a orar dijo: “Santificado sea tu nombre”. (Mateo 6:9) ¿Cree usted que Jesús conocía el Nombre personal y distintivo de Su Padre?

      Cuando estuvo en su tierra natal después de ser bautizado fue a la sinagoga y se le dio el Libro o rollo de Isaías y leyó lo que hoy se encuentra en Isaías 61:1,2 (Lucas 4:16-19) ¿Pronunció Jesús el Nombre de Dios allí?

      Jesús citó (hizo referencia con su propia boca) de la Ley y los Profetas, es decir, todo lo que usted hoy llama Viejo Testamento, lo cual también es Palabra de Dios. (Compárese Mateo 4:4, 7, 10 con Deuteronomio 8:3; 6:16; 6:13; Mateo 22:37 con Deuteronomio 6:5; Mateo 22:44 con Salmo 110:1) ¿Usó Jesús el Nombre Divino o no? ¿Lo escucharon sus discípulos e interlocutores o no?

      La noche de su muerte, Jesús dijo en oración que había puesto de manifiesto el nombre de su Padre a sus discípulos, y pidió: “Padre santo, vigílalos por causa de tu propio nombre”. (Juan 17:6, 11, 12, 26.) ¿Cuál nombre fue el que Jesús había manifestado a sus discípulos? ¿Llegaron a conocer los discípulos ese nombre y luego dejaron de usarlo y pronunciarlo como sus paisanos supersticiosos? ¿Enseñaron en sus predicas y escritos el Nombre divino que su Señor Jesús les había manifestado, o se desviaron a la superstición judía?

      Hay demasiada evidencia para creer sinceramente que el Nombre estaba en los autógrafas de las Escrituras Griegas Cristianas (Nuevo Testamento)

    • ¿Por qué, entonces, no aparece el nombre en los manuscritos disponibles actuales de las Escrituras Griegas Cristianas, o el llamado Nuevo Testamento?

      Respuesta:
      Seguramente porque los manuscritos que hoy tenemos (del siglo III E.C. en adelante) se hicieron después que se alteró el texto original de los apóstoles y discípulos. Los copistas posteriores sin duda reemplazaron el nombre divino —el Tetragrámaton— por los términos Ký•ri•os y The•ós. Los hechos muestran que eso es justo lo que ocurrió en copias posteriores de la Versión de los Setenta de las Escrituras Hebreas.

  6. Desearía dejar el enlace hacia un artículo que habla sobre el nombre de Dios, a fin de que no solo se conozca lo que este dice. El hombre está llamado a buscar la verdad y para ello necesita meter las narices en mucha partes. El escrito refleja el sentir católico sobre el tema. Lean los dos y saquen conclusiones y coméntenmenlas.
    ARTÍCULO: ¿Señor, Jehová o Yahvé? sobre los nombres de Dios
    ENLACE: http://apologetica.cubava.cu/2017/08/31/senor-jehova-o-yahve-sobre-los-nombres-de-dios/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *